miércoles, 24 de agosto de 2011

DE LYDIA RAQUEL PISTAGNESI, RECORDANDO A MI HIJO


Su presencia esta contigo, y cuando una suave brisa te acaricia, son sus manos aleteando en el misterio. Cuando escribes, él te besa los cabellos y es su voz, la que dicta sentimientos que tu plasmas en palabras. Finitúd entre dos almas donde existen los recuerdos. Hoy, el eco de la noche, pinta sombras inconclusas de ese ayer, donde un chaparrón helado afloró, y temblando de dolor realizastes el milagro de mirar hacia el futuro. Arrancaste sus raices, las plantastes en tu cuerpo y hoy recorres esa senda que te guia hacia un remanzo cristalino, donde un día, tiernamente refugiada entre las alas del misterio ¡Se producirá el milagro del reencuentro!. Escrito en este instante y para tí con todo mi amor Lydia Raquel Pistagnesi 14 de agosto de 2011 11:20

1 comentario:

OZNA-OZNA dijo...

como mimas nuestra alma dulce poeta regalándonos tus bellas letras, un besin de esta amiga admiradora que te quiere un montonazu y te desea con todo el cariño del mundo feliz jueves